Bomberos 24

“Chungo”, el perro más querido por los bomberos de Fesitranh

Honduras. – Cuidado ingresa a la subestación de bomberos del sector Fesitranh sin avisar a sus oficiales porque puede llevarse un buen susto. Hay un centinela que está pendiente que ningún extraño ponga en peligro a sus amos. Este vigilante tiene cuatro patas, pelaje negro con café y ladra tan fuerte que puede despertar a los bomberos en caso de detectar presencias extrañas en el territorio.

Se trata de Chungo, un perro de apenas un año que ahora tiene su propio lugar en el refugio bomberil acompañado de su inseparable amiga, la gata llamada Niña. Ambos fueron abandonados en la zona norte de la ciudad y rescatados por los bomberos.

No es una can común ni corriente. Se trata de la mascota más valiente que jamás haya tenido la subestación en ese sector.

Es un perro de raza combinada entre labrador y boxer -cuentan sus amos-, pero su inteligencia y lealtad van más allá de lo que un ser humano pueda imaginarse.

Más de 200 perros y gatos son rescatados a la semana de las calles del Valle de Sula, y otros 80 son atropellados por los carros por el abandono de sus dueños, según la Fundación Nacional Protectora de Animales (Funapa). “Lo encontramos tirado en la calle y lo atendimos con el apoyo de Funapa”, comparte Jesús Mármol, encargado de la subestación.

Al recuperarse de una fuerte lesión en su encorvada columna, Chungo comenzó una tierna amistad con sus salvadores, se volvió un amigo que buscaba jugar con ellos en cualquier momento y ladrarle a quien se les acercara. Los demás integrantes del Cuerpo de Bomberos confiesan que le han tomado un cariño particular a la mascota porque los acompaña a todos lados. “Nos va a dejar hasta la casa cuando salimos de la estación, luego regresa para seguir vigilando”, confiesa uno de los rescatistas.

Los vecinos de la Fesitranh dicen que los bomberos dan el ejemplo con el cuidado por los animales.

“En muchos casos, como el de Chungo, lo que pareciera ser un simple animal vive agradecido con quienes lo salvaron y ahora busca la manera de gratificarlos. Hay pocos humanos con este tipo de actitud”, dice Leonor Mejía.

fuente: ww.laprensa.hn

 

Compartir este Articulo:

Noticias Relacionadas

Comentarios