Bomberos 24

Una bombero denunció Acoso sexual en el cuartel

Pais: Argentina –

Buenos Aires.- Mariel Daiara Persincola tiene apenas 18 años y hace menos de uno se embarcó en una de las actividades cuyo último fin es brindar un servicio a la comunidad sin esperar nada a cambio.

En 2017 comenzó el curso de ingreso para formar parte del cuerpo de Bomberos Voluntarios del Destacamento 1 de la localidad de Parque San Martín, en el partido bonaerense de Merlo y nunca imaginó que en poco tiempo iba a vivir un calvario por culpa de un superior, quien aprovechándose de su posición jerárquica la acosó sexual y laboralmente.

En diálogo con Infobae, la joven contó que todo comenzó en noviembre del año pasado, en el inicio del curso para convertirse en bombero. Desde ese momento comenzó a sentir que el suboficial ayudante Pablo Graff, con más de una década en la fuerza, comenzó a acercarse a ella. “Pensé al principio que era simple buena onda. Traté de no confundirme pero empeoró”, dijo Mariel.

Y efectivamente fue así. De acuerdo con la denuncia de la joven y su versión contada a este medio, Graff (29) en una ocasión trató de besarla y tocarla cuando estaban solos en el cuartel. Su primera reacción fue rechazarlo y dejarle en claro que “no quería saber nada con él”. Pero el suboficial no entendió y continuó con el hostigamiento.

A pesar de que tanto la joven como él estaban en pareja, le siguió mandando mensajes para invitarla a salir. “Él tiene novia, que es bombero también y yo tengo novio. De hecho, él conoce a mi pareja y hasta lo invitó a comer asado”, contó Mariel para dar cuenta del nivel de acoso al que la sometía y que a Graff “no le importaba nada”. Pero el hombre no se detuvo ahí. Al ver el rechazo por parte de la joven de 18, comenzó a hostigarla a nivel laboral. La obligaba a hacer trabajos sola dentro del cuartel. La situación se tornó insostenible.

Le comentó el problema a otro suboficial, quien le recomendó que elevara el caso ante la justicia. Fue así que el 13 de septiembre pasado se dirigió a la Comisaría de la Mujer y la Familia de Merlo para dejar expuesta la situación. Allí, dijo que Graff “en reiteradas oportunidades la invitó a salir para tener una reunión a solas (…) reiterándole que no es su deseo mantener una relación sentimental con él”.

Entre otros detalles de la denuncia, aseguró en sede judicial que Graff buscaba la manera de quedarse solo con ella dentro del destacamento y le ofrecía “llevarla a su casa” a través de mensajes de texto. Aseguró que se siente incómoda y por eso pidió “una restricción perimetral y cese de los actos de perturbación”. En ese mismo acto, se le dio intervención a la UFI 7 del Departamento de Morón.

Asimismo, Mariel notificó a la Jefatura del Cuerpo de la Asociación de Bomberos Voluntarios del Partido de Merlo y fue así que un día después envió un “Informe de Conducta” en el que brindaba más detalles de lo que padeció con Graff para que sus superiores estuvieran al tanto y actuaran en consecuencia.

“Estoy sufriendo actos de acoso desde que soy aspirante por el suboficial Graff Pablo. Trató siempre de besarme y tocarme cuando estábamos solos o mandándome mensajes invitándome a salir como por ejemplo el último domingo 9 de septiembre, estando frente a su pareja Pamela Gómez, la cual también es bombero. Siempre me niego, me trata mal y me manda a hacer trabajos sola en el cuartel”, relató la bombero en la Comisaría.

“Nunca dije nada por miedo a que me echen y miedo a él”

Persincola siempre quiso ser bombero y lo último que quiere es perder lo que tanto le costó lograr, que es entrar al cuartel. Pero también siente que la situación se tornó insoportable y se animó a exponer a uno de sus colegas a pesar de que ya lleve dentro de la fuerza varios años.

“Sé que es un suboficial y yo la última bombero pero no aguanto más esta situación y decidí informarlo a usted y adjunto copia de la denuncia a la justicia por miedo a que Pablo Graff tome represalias conmigo”, le escribió Mariel a sus superiores.

Infobae también dialogó con un testigo de lo ocurrido -que prefirió reservar su identidad- y pudo saber que después de lo que reveló hubo una intención dentro del Destacamento por ocultar lo ocurrido. “Graff lleva mucho tiempo trabajando acá y tiene banca. Quieren tapar todo y por eso no hicieron mucho hasta ahora”, dijo la fuente a este medio.

Tanto el testigo como la víctima coincidieron en que hubo inacción por parte de los superiores y toda una trama de encubrimiento de la que hacen parte varios miembros del destacamento. Apuntaron contra el jefe de Cuerpo, “que cuando tuvo la denuncia no hizo nada”; el segundo jefe de Cuerpo, quien el día que fue a la Comisaría le insinuó a la víctima que si seguía adelante la podrían trasladar de cuartel y el jefe de Personal, que trató de archivar el caso.

Hizo, sin embargo, especial mención contra el suboficial Oscar Crotti, el encargado de Destacamento 1, que según dijo, la presionó para que cambie la fecha del informe del día 14 al 28 sino la iba a sancionar. Resulta que de acuerdo con el reglamento interno, los superiores tienen un plazo de no más de tres días para contestar a la denuncia. Como pasaron ya más de dos semanas desde que la bombero notificó del acoso, los encargados estarían en falta y proclives a una sanción.

Fue tal el nivel de presión para salvarse ellos, que esta semana, Persincola decidió también denunciar al oficial Crotti ante la Comisaría de la Mujer por acoso psicológico. “Cambiá la fecha del informe interno o si no te van a romper el orto”, le habría dicho el encargado, lo que motivó que la bombero expusiera la decisión.

“Tenían 72 horas para contestar el informe y me lo contestaron dos semanas después. Recién tuvimos una reunión el domingo pero a la que no fue Graff. Allí me dijeron que lo van a pasar a disponibilidad hasta que concluya la investigación y que le prohibieron la entrada”, señaló la joven, dando muestra de que en algo se avanza. Por el momento esa decisión no se oficializó.

Sin embargo, el temor de Mariel por perder su trabajo sigue latente. Lo que cree es que le dijeron que lo van a pasar a disponibilidad por un determinado tiempo y que no va a pasar de ahí. Que en realidad van a esperar para trasladarla a ella y después despedirla porque lo quieren proteger. “Me querían pasar en un momento al cuartel de Pontevedra para taparlo a él. Se nota que hay algo raro y no va a pasar nada”, expresó la joven, que lo único que pide es justicia: “El segundo jefe de Cuerpo me dijo que probablemente uno de los dos se va tener que ir del cuartel. Y eso es injusto”.

La joven, que cuenta con el apoyo de sus padres y del novio, mantuvo en estos días una reunión con el presidente de la Asociación de Bomberos, quien le dijo que avanzara con el caso, y hoy tiene previsto acercarse a la Fiscalía para ratificar la denuncia. “Ojalá se vaya él y no yo”, finalizó.

Fuente y foto: infobae.com

Compartir este Articulo:

Noticias Relacionadas

Comentarios